viernes, 14 de agosto de 2015

Cincuenta y siete

El poder en cualquier forma debería de tener caducidad; o terriblemente tener un punto bajo o alto en que se acabe. Sería mejor, aunque seguro se violaría la norma pronto.